Facebook Youtube Linkedin gplus

Notas / Gestión Publicación: 06/02/2014

Manejo de conflictos en la empresa familiar

Facebook Youtube Linkedin gplus
 
 
 

 Por:  Marisela Serrano Varela, IMMPC

¿Te gustaría evitar que tu negocio afecte la armonía de tu núcleo familiar y aún así ser exitoso? Entonces es momento de establecer límites.

Es muy común pensar que cuando la familia es dueña de la empresa y participa en su operación, el conflicto es y será una constante. ¿Por qué? Te invito a analizar este pequeño cuadro:
































Características propias de la familiaCaracterísticas propias de la empresa
Enfoque emocional en las decisiones: el amor y la solidaridad son determinantes.Enfoque racional: Basado en números, planes y estrategias.
Orientación hacia el interior: integradora y limitada a los familiares y sus intereses.Orientación hacia el exterior: enfocada a clientes, proveedores y al Estado.
Resistencia al cambio: la familia, como institución, no ha tenido variaciones drásticas desde sus orígenes.Necesidad constante de evolución: adaptarse a los cambios sociales y de mercado.
Aceptación incondicional de sus miembros: el lazo consanguíneo es inquebrantable.Aceptación condicionada al cumplimiento de un perfil y evaluación del desempeño.
Derecho familiar estableDerecho mercantil cambiante.
Tarea: Formar adultos y brindar nutrición emocional.Tarea: Generar riqueza económica y de capacidades, así como habilidades para conseguirlo.

Como podemos observar, el enfoque, las necesidades y las tareas de ambos sistemas son prácticamente opuestos. Quienes pertenecen a una empresa familiar han vivido en carne propia lo complicado que es estar situado justo en el medio y, ya sea desde la trinchera de dueño, familiar, consejero e inclusive desde la de asesor, se deberá estar sensibilizado y consciente de que el principal trabajo para prevenir y/o atender conflictos, es el de armonizar este torbellino: darle a cada uno su lugar, respetando su naturaleza, en lugar de querer relacionarse en familia con la frialdad de los negocios o tratar a éstos con la emocionalidad de aquélla.

A consecuencia de lo anterior, el mal manejo de esta relación puede ser motivo de rupturas familiares o del estancamiento y quiebre de los negocios (en el peor de los casos); de ahí la importancia de establecer a tiempo, límites o fronteras sanas entre las relaciones empresariales y familiares, por el bien del negocio y, por supuesto, de la familia.

Lo más inteligente (y económico en todos los sentidos) es actuar a tiempo. Más vale prevenir que lamentar, y una forma de hacerlo es trazar claramente las fronteras que te comento, ¿Cómo? Iniciando un proceso de apertura, comunicación y puesta en papel de acuerdos que establezcan qué tipo de empresa familiar se desea ser en un futuro (a corto, mediano y largo plazo), y que garanticen su trascendencia a las siguientes generaciones. Esto puede lograrse a través del diseño del protocolo familiar, cuyos principales temas por tratar (por favor, busque a un asesor experimentado que le ayude a que esto así suceda) girarán en torno a:

  1. La descripción de los valores en los que se apoya la cohesión y crecimiento de la familia y su empresa.

  2. La alineación de intereses entre las personas, la(s) familia(s), la empresa y el patrimonio.

  3. La adecuada distinción de roles.

  4. La existencia de políticas claras sobre la contratación de parientes.

  5. El plan de sucesión de la dirección y del patrimonio.

  6. Los acuerdos para la compraventa de acciones.

  7. Los planes de acción en caso de contingencias.

  8. La obligación de cumplir adecuadamente en materia tributaria.

  9. La prohibición de incursionar en negocios poco transparentes.

  10. La prohibición de  hacer negocio con base en dádivas a clientes, proveedores o entidades oficiales.

  11. La obligación de que los accionistas transfieran sus acciones con criterios preferenciales a la familia en la próxima generación, o través de una propiedad fiduciaria.


Y para su adecuada implementación, necesitas:

  • Asegurarte de que lo escrito allí sea  posible y aplicable.



  • Dejar claro que la firma del protocolo familia-empresa marca el comienzo de su puesta en ejecución.



  • Garantizar que su incumplimiento tendrá consecuencias.



  • Cerciorarte de que en el documento quedan escritas las acciones y mecanismos que permitan cumplir lo acordado.



  • Decidir quiénes son los responsables de hacerlo cumplir.


Más que el documento en sí, el proceso necesario para su elaboración le da a la familia la gran riqueza de saber cómo sentarse a hablar y tomar acuerdos trascendentes, a ubicarse realmente en su rol de dueños. Pero sobre todo, este procedimiento permite visualizar y concretar, no sólo el sueño de ver a la empresa familiar como se desea, sino de experimentar la sensación de que el camino ya se trazó y todos (socios, familia, ejecutivos) están a bordo del mismo barco.

 

La Lic. Marisela Serrano Varela cuenta con estudios en Psicóloga y posgrados en terapia familiar y psicoterapia gestalt. Actualmente es  socia de la firma Heranza Consultores.

 

Artículos relacionados:

Está escrito, luego existe: el poder de la historia familiar

8 tips para definir el camino hacia la sucesión, la aventura de heredar la empresa familiar

Tómalo en cuenta: Mejores padres, mejores empresarios

Tres tips para un negocio de familia

Sucesión de una Empresa Familiar

¿Por qué es una buena opción trabajar en una empresa familiar mexicana?



También te puede interesar
  • Gestiónvideos
    Activo y sus clasificaciones
    Activo y sus clasificaciones
  • Gestiónvideos
    Deuda Buena vs Deuda Mala
    Deuda Buena vs Deuda Mala
  • Gestiónvideos
    Planeación estratégica para Pymes 3 | Webinar
    Planeación estratégica para Pymes 3 | Webinar